La Esencia y la Filosofia de Terra Nuova

El propósito de TerraNuova es convertirnos en seres más completos. Actuamos dando a conocer y desarrollando, con métodos vivenciales y creativos, el sentido de los valores femeninos de un modo consciente. Asimismo, haciendo emerger los principios femeninos, y de algún modo los masculinos que portamos dentro, hombres y mujeres, equilibrándolos y normalizándolos, podremos finalmente disolver, de modo gradual, nuestra dualidad, integrando nuestros opuestos..

martes, 5 de septiembre de 2017

UN SECRETO DE LA FELICIDAD, por Bert Hellinger


 Quisiera confiaros un secreto de la felicidad: la felicidad es olvidadiza.
No recuerda lo de antes.
La desdicha, en cambio, tiene una memoria muy larga.
Cuando hubo dificultades en una relación de pareja, una regla muy buena es que la pareja diga: 

«Nos permitimos comenzar de nuevo.» 

Y de aquello que hubo antes ya no se habla nunca más.
Ni siquiera se piensa en ello.
Éste sería el secreto de la felicidad.
Pero es demasiado sencillo.

- Bert Hellinger



viernes, 23 de junio de 2017

Mujer Sexualmente Empoderada por Winter Jade Icely





¿Qué es una mujer sexualmente empoderada?

En los cursos sobre sexualidad, a menudo he encontrado proyecciones de mi propia vida sexual; suposiciones de furiosa promiscuidad, orgías o compromisos sin fronteras. Estas proyecciones son algo imprecisas y aunque he explorado muchas fronteras de la expresión sexual, también he vivido muchos años de poco compromiso sexual con otros.

Ser empoderad@ sexualmente no equivale necesariamente a tener muchas relaciones sexuales o múltiples parejas, de hecho, una mujer empoderad@ sexualmente puede no tener ni siquiera relaciones sexuales o no tener una relación con alguien.

En el paradigma actual de empoderamiento sexual se autodenota virtudes de "holgura" y "apertura", un deseo constante de tener sexo y una voluntad de decir "sí". En consecuencia, muchas mujeres se encuentran en situaciones y compromiso en la búsqueda de "poder sexual" o "libertad" que no siempre están conforme con su verdad. Esto no es empoderamiento, de hecho esto es lo contrario a lo que define el empoderamiento; es auto-actualización, conocer quién eres y comprometerte en la vida desde este lugar de poder.

El empoderamiento sexual no es sólo un sí, de hecho puede ser un opuesto no.

Para mí, el empoderamiento sexual comienza con una profunda conexión con un@ mism@, la capacidad de estar en sintonía con lo que eres en cada momento y desde este lugar de apertura al mundo. Un aspecto clave de esto es la relación que una mujer tiene con su cuerpo, lo resonante que es con la sabiduría inherente de ella misma fisicamente, su capacidad de cultivar corporeidad, de sentir desde el interior. La corporeidad es la celebración de la conciencia y la presencia dentro del envase de nuestra piel, huesos y sangre. Estar en casa dentro de nosotr@s mism@s, sentir nuestra vitalidad. Amar cada pliegue de nuestra carne, cada matiz de descolor, cada contorno y cada pliegue; honrando la perfección de nuestras imperfecciones.

Para que una mujer tenga empoderamiento sexual también necesita tener una fuerte conexión con su corazón y su sabiduría emocional, para ser guiada por sus sentimientos como barómetros en lo que ella necesita, en lo que se siente segura, lo que le alimenta. Ella permite que su corazón sea activado por el amor; amor propio. Ella siente. Ella siente todo.

Ella escucha a su vientre, al pulso interior de su templo, que siempre está hablando cuando ella sintoniza a los susurros mojados de su sabiduría vaginal. Una mujer con empoderamiento sexual lo tiene claro en lo de "sexo, sí; infierno, no", su soberanía tiene precedencia por encima de "encajar" o "seguir". Su vagina es una aliada profunda y guía para este conocimiento interior.

Lo más importante, es guiada por sus deseos, lo que le da apertura en cada momento; un color, un sonido, el cielo nocturno. Cuando vivimos en profunda conexión con lo que nos excita, lo que nos da placer en la vida, estamos sexualmente capacitados. Dejamos que la vida agite las brasas de nuestro Eros. Una carcajada se convierte en una caricia suave a través de nuestros pezones. Comer una comida hecha con amor despierta un latido en nuestra vagina. Nuestros jugos eróticos son activados por la luminosidad ámbar de un sol de poniente.

Una mujer empoderada está en un estado de constante amor con la vida.

La sexualidad no comienza ni termina en los genitales, es la misma fuerza que vibra a través de nuestro ser, el pulso interior de nuestra vitalidad. La energía sexual es el hilo que conecta todo, el zumbido de la existencia, nuestra energía sexual es nuestra fuerza vital.

Ser sexualmente empoderado no tiene nada que ver con el sexo, sino que es un estado de ser. El mundo es lo que enciende a una mujer; ella es activada por la vida misma. Una mujer empoderda ha aprovechado esta activación y se enciende sin importar si está teniendo sexo o no. Una mujer empoderada sexualmente no es necesariamente salvaje o promiscua, ella no dice que sí, incluso aunque el resto del mundo sí. Ella sigue la corriente erótica de su propio deseo, y es guiada por su excitación por la vida, entregada a los deleitosos placeres dentro de su cuerpo, el corazón y el vientre.

El sexo se convierte en la cereza que corona el postre más suculento.
Y es sentirse viva.
.
https://www.facebook.com/notes/winter-jade-icely/sexually-empowered-woman/1717160318592029/


miércoles, 10 de mayo de 2017

El amor o la relación amorosa siempre tiene consecuencias, por Bert Hellinger



"Algunos piensan que podrían tener el amor como cuando van al supermercado para comprar una golosina, la come y, si a uno ya no le gusta más, pasa a buscar lo próximo que uno se compra y lo consume. Pero la experiencia, o mejor la observación, es –eso se puede ver claramente- que al cumplirse el amor en su sentido completo, es decir por la consumación sexual con todos sus riesgos, en la pareja surge un vínculo que no permite que se vuelvan a separar. En hecho de que ese vínculo surge se ve en el efecto. Ya no se pueden separar sin dolor y sin la sensación de fracaso y culpa.

Es decir que en el amor tiene efecto algo más, algo que va más allá del amor. Por un lado en ese contexto el objetivo, y luego también actúa un orden dentro del cuál el amor se puede desplegar. Cuando ese orden no es reconocido o incluso es negado, tiene un efecto retroactivo sobre el amor."

- BERT HELLINGER



domingo, 23 de abril de 2017

CONFERENCIA: Aplicando nuestra esencia femenina y masculina

¿Elección o integración?



PRÓXIMA

LUGAR: Feria de BIOCULTURA
(Feria Internacional de Productos Ecológicos y Consumo Responsable) 
Barcelona

DIA: Domingo, 7 de Mayo, 2017

HORA: 18h

SALA: 2, planta 1 (P1 - 2)

Sinopsis

Por el género nos clasifican en seres masculinos y femeninos, pero ¿hemos de elegir y actuar con nuestras capacidades como indican las expectativas sociales según el género?
Puesto que en capacidades tenemos a disposición cualidades de ambas condiciones, podemos superar esa barrera mental y social, y ampliar nuestro horizonte, abriéndonos a todo el potencial posible. Al margen de que socialmente sean catalogadas como masculinas o femeninas, todas están dentro de cada un@ de nosotro@s, y nos hacen potencialmente más completos.




ANTERIORES: 


LUGAR: TASCA I VINS

DIRECCIÓN: c/ Diputación 304, Barcelona

DIA: Martes, 7 de marzo

HORA: 20H


ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo


LUGAR: Centro Estudios Naturistas

DIRECCIÓN: C/ Mallorca 257, Barcelona

DIA: Lunes, 24 de octubre, 2016

HORA: 19:30



oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo


LUGAR: Feria de BIOCULTURA, Bilbao

(Feria Internacional de Productos Ecológicos y Consumo Responsable) 
Bilbao Exhibition Centre (BEC)

DIA: Domingo, 2 de Octubre, 2016

HORA: 17H

SALA: 4




lunes, 27 de marzo de 2017

Articulo publicado en revista Vivir con Salud, desde Barcelona


APLICANDO NUESTRA ESENCIA MASCULINO-FEMENINA
¿elección o integración?



En todas las culturas, las expectativas sociales son, aún al día de hoy, que la mujer sea más tierna y el hombre más agresivo. Pero esto responde a tradiciones ancestrales originadas en la reproducción y causas similares, según postuló Carl Gustav Jung.

De acuerdo con esta afirmación de un experto que marcó un hito en las terapias y psicología modernas, nos encontramos ante la disyuntiva de tener que elegir (según dictan las expectativas sociales) entre ser más masculino o más femenina, según seamos un hombre o una mujer. 

Por lo tanto, según Jung, siguiendo estas expectativas, hombres y mujeres adoptamos un rol, el masculino los hombres, o el femenino las mujeres, en mayor o menor grado, y de tal manera nos ponemos una limitación: el límite de llegar a ser sólo el 50% de nuestro potencial como humanos, descartando el otro 50%.

Llegados a este punto, la pregunta clave es ¿podemos integrar ambos principios con el fin de ser seres humanos más completos y con recursos más amplios? 

Sigmund Freud, Alfred Adler, Carl Gustav Jung y otros psicoterapeutas, defendían que el ser humano, de principio, tenía ambas naturalezas, la masculina y la femenina. El cuerpo luego desarrollaba físicamente unos genitales u otros, y posteriormente, de acuerdo a los genitales, la sociedad nos ha diferenciado según género, masculino o femenino. Sin embargo, el ser humano completo en potencia sigue dentro de ambos.

Es necesario, por tanto, diferenciar entre género: hombre o mujer, y los principios o esencias masculina y femenina dentro de cada hombre y mujer. Esta esencia dual no sólo está en los humanos, sino también fuera de ellos, en la naturaleza y principios esenciales de todo lo existente, como se manifiesta de igual modo en las doctrinas del Tao con el yin y yang.

Y es que acaso ¿un hombre deja de serlo por ser tierno? cualidad hasta hace poco prohibida en los principios de la virilidad para el género masculino, pues en tales términos tierno equivale a débil.

O ¿acaso una mujer no es mujer si está capacitada para el mando, es determinada y sabe lo que quiere por si misma? cualidades reservadas al hombre y que aún hoy en día se cuestionan en las mujeres.

O ¿acaso la mujer ha de mantenerse callada en el foro público, tradicionalmente masculino, si no por ley, por la opinión pública? ¿quien la manda meterse ahí? es algo que aún testimoniamos y vemos casos muy a menudo.

O ¿acaso el hombre ha de renunciar a ser auténtico, por no mostrar una agresividad o belicosidad que no tiene ni quiere, o por ética, pero que según las normas de la hombría le descalifica como fuerte y valiente por no hacerlo.

Aquí surge la cuestión de que ser auténtico parece tener menor peso que las costumbres sociales antiguas, trasnochadas, que ya no nos pertenecen, pero nos presionan desde la opinión de la gente, allegados, de confianza, o por costumbres sociales, debido a unas creencias inculcadas, de origen ya casi desconocido.

Aunque poco a poco se empiecen a resquebrajar siguen escondidos en el fondo de nuestro subconsciente, algunos de estos prejuicios, aprendidos de nuestros mayores, de gente muy cercana a nosotr@s, que lo aprendieron de sus mayores, y así hasta tiempos muy antiguos. 

Desde el subconsciente estas creencias antiguas favorecen al auto-saboteador interno, que ataca y debilita nuestro plan actual de construcción de nuevos patrones mentales, que actualiza nuestra evolución, una construcción aún frágil. Para evitar este sabotaje interno no es necesario un derrumbamiento total o masivo de las creencias antiguas, como pudiera ser una fuerte crisis interior. Podemos ir creando las nuevas creencias, y vigilando las antiguas, dejando ir las obsoletas, lo que ya no nos pertenece. Dejar ir y mantener lo válido, como dice el Tao Te King, a la vez que construimos, apenas tímidamente, pero sostenidamente, la persona hacia la que estamos evolucionado constantemente, nosotr@s mism@s.

La observación de nuestras actitudes, la vigilancia diaria de nuestras reacciones automáticas, el darnos cuenta de qué pensamos, incluso poder "vernos" en nuestras acciones cotidianas son la materia prima de nuestro trabajo personal. 

He aquí el reto: Comprobar si pensamos, actuamos, reaccionamos, postulamos, según lo acostumbrado o según los nuevos paradigmas que vamos instalando en nuestra mente, sin prejuicios, ni costumbres inconscientes, ni expectativas sociales.

Nuestras cualidades internas, sean masculinas o femeninas, están a nuestra disposición, para hacernos personas de mayor amplia mirada. Si podemos superar la presión de las expectativas sociales o los prejuicios subconscientes, lograremos tener a mano más recursos, considerados del género opuesto, para emplear según la ocasión lo requiera. De este modo, tendremos un mayor aprendizaje para desenvolvernos en nuestro camino evolutivo hacia nosotr@s mism@s.

Al fin y al cabo, integrando ambos principios, opuestos y complementarios, nos acercamos a ser auténtic@s, genuin@s, más autosuficientes, y en definitiva, a ser seres humanos completos.

Ana Isabel Martínez
TerraNuova, Armonia masculino-femenina
facebook.com/terranuova.energiafemenina
terranuova2010@gmail.com 

 

viernes, 10 de febrero de 2017

LOS VALORES FEMENINOS CAMBIARÁN EL MUNDO

En marzo leí un precioso artículo de El País titulado Aurora Boreal, que mucha gente compartió en sus redes sociales porque contiene uno de los mensajes más positivos y los ejemplos más esperanzadores a los que podemos agarrarnos en estos días un tanto inciertos. Islandia ha sido los últimos años el paradigma de la revolución y el cambio, desde que primero lograron hacer dimitir a todo su gobierno, siguiendo por su intención de encarcelar a los responsables del desastre financiero que sufrió el país y tercero y mucho más importante, por su capacidad para renacer y sobre todo para no volver a cometer los mismos errores.
De ahí que estén adoptando un modelo distinto para hacer las cosas: un modelo femenino (que no feminista necesariamente).


(A la izquierda, la primera ministra islandesa, Jóhanna Sigurdardóttir, 
y Katrin Jakobsdottir, siguen el resultado electoral, en abril de 2009)

He hecho un resumen del genial artículo (escrito por un hombre) por si vais con prisas -pero leedlo cuando tengáis un rato!-:

Los tres bancos principales de Islandia quebraron en octubre de 2008 y dejaron deudas que ascendían a más de 10 veces el PIB del país. Islandia, que hasta entonces ocupaba el primer puesto en el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas (es decir, el mejor sitio para un ser humano en el planeta Tierra), se encontró mucho más allá de la bancarrota. Y se echó la culpa a los hombres. Los hombres le echaron la culpa a los hombres. En el partido del Gobierno dominaban los hombres, los banqueros casi sin excepción eran hombres y los temerarios, absurdamente ambiciosos, impulsos que condujeron a una pequeña nación de pescadores a creer que todos se estarían bañando en champán francés por el resto de sus días eran categóricamente, exclusivamente, decididamente masculinos. Así que entonces, como comentó el Financial Times en aquel momento, aparecieron las mujeres para arreglar el lío. El primer ministro fue sustituido por la primera mujer en la historia de Islandia en ocupar el cargo, Jóhanna Sigurdardóttir (gay y casada, con dos hijos de un fallido matrimonio anterior con un hombre), que continúa ejerciéndolo hoy. Las mujeres constituyen la mayoría del Gobierno, cinco carteras ministeriales, frente a cuatro hombres. Se despidió a los consejeros delegados (todos varones) de los bancos que habían quebrado, se cambió de nombre a las entidades y se colocó en sus cargos a mujeres. Cada vez más mujeres se hacen empresarias o empiezan a aparecer en los consejos de administración de empresas privadas. Por escoger entre numerosos ejemplos, la consejera delegada de la mayor compañía de seguros de Islandia en la actualidad es una mujer, igual que la responsable para el país de Rio Tinto Alcan, que encabeza el poderoso sector nacional del aluminio.

El tópico, desde Margaret Thatcher, es que las mujeres en puestos de poder son, por necesidad, damas de hierro, que triunfan a base de pensar como hombres. La proposición que me planteé explorar en Islandia fue si el cambio había sido lo suficientemente profundo como para que a los hombres no les haya quedado más remedio ahora que pensar como mujeres.

En lo que todos los parlamentarios están de acuerdo es en que la época del capitalismo de enriquecimiento rápido se ha terminado. La palabra clave, hoy, es sostenibilidad, y todos los partidos la repiten en sus declaraciones públicas. Y la sostenibilidad, en opinión de la ministra Jakobsdottir, es un concepto más femenino que masculino. Ella lo explica así: “Mucha gente achacó los excesos de los banqueros que nos causaron tantos problemas a una cultura masculina”. “En 2009, todo el mundo decía: ‘Lo que necesitamos es menos pensamiento de chulería masculina y más mujeres con ideas pragmáticas y estratégicas’. Lo que hemos aprendido desde entonces es que si queremos permanecer alejados de la crisis y construir, todos sabemos que hay que pensar no en el futuro inmediato, sino en los próximos 10 o 20 años. Esa no es la forma de pensar de un Gobierno dominado por hombres; esa es una manera de pensar femenina”.

Le pedí que me dijera en qué terrenos concretos se podían detectar estos cambios. “Hay muchos ejemplos. En general la influencia femenina se ve en este énfasis que le damos al desarrollo sostenible, en construir la economía pensando a largo plazo, de manera fiable y segura. Las mujeres piensan en esos términos porque está en su naturaleza. Un ejemplo más específico: cómo estamos encarando los temas de los impuestos y los presupuestos. La idea es analizar los diferentes impactos que el sistema tiene sobre los hombres y las mujeres, y ver cómo podemos ajustarlo para generar más igualdad entre los géneros. También se ve la influencia femenina en la discusión sobre el empleo. Los hombres se centran en cosas como la industria del aluminio. Nosotras hablamos de los sectores creativos. Hemos llegado a la conclusión de que las artes —en especial la música y la literatura— aportan tanto dinero al país como la extracción de aluminio. No creo que a los hombres se les hubiera ocurrido ni pensarlo”.

Hablé con muchas otras mujeres, y todas expresaron variaciones de la misma idea. Audur Bjork Gudmundsdottir, directora ejecutiva en una compañía de seguros, dijo que los problemas de Islandia partían de que la gente había estado corriendo demasiado de prisa, lanzándose a grandes aventuras sin pararse a examinar los detalles de lo que estaba haciendo. “Hoy, en los consejos de administración de las empresas, en los que se ve cada vez a más mujeres, se hace hincapié en la responsabilidad, no en correr riesgos ni en intentar hacer mucho dinero muy rápido”.

Birna Einarsdottir, una de las consejeras delegadas de bancos nombradas para desplazar a los hombres inmediatamente después de la crisis de 2008, dice que la gran lección que han aprendido los islandeses mientras salían de la recesión y entraban en el crecimiento ha sido: “Atenernos a lo que sabemos; no pasarnos de listos”. “¿Quién dijo que los islandeses eran los mejores banqueros del mundo? ¿De dónde salió esa idea? De modo que, ahora, la regla es ser humildes, conocer nuestras limitaciones y aprovechar nuestras ventajas. Y, en vez de pensar que sabemos todo, hacer preguntas; pedir ayuda”. Que es lo que hacen las mujeres; no los hombres.

“Estamos entrando en una industria que antes era exclusivamente masculina”, me dijo una sonriente Sigurgisladottir, “y eso es sintomático de lo que está ocurriendo en Islandia desde la crisis. Las mujeres están asumiendo un papel mucho más activo en la economía, asumiendo más responsabilidad, y también nos apoyamos mucho más unas a otras, creando clubes de mujeres, aprovechando oportunidades más que nunca”.

Siendo madre de tres niños de menos de ocho años, siendo la ministra responsable de educación, ciencia y cultura y la número dos en el partido de Gobierno (lo cual hace pensar que es una probable futura primera ministra), Katrin Jakobsdottir es la Amazona diminutiva que encarna estos grandes cambios.  Fue ella la que me dio la respuesta a la pregunta que me había planteado al llegar a Islandia esta vez. El cambio más grande de los últimos años era que, efectivamente, los hombres sí estaban pensando más como mujeres. “Tener un Gabinete con la mitad hombres y la mitad mujeres, y ahora con más mujeres, ha marcado la diferencia”, me explicó. “El centro de atención político cambia cuando hay más mujeres en el Gobierno; quiero decir que hay una diferencia en lo que se debate. Por eso en estos últimos tres años ha ocurrido algo grande e importante, y en lo que no creo que haya posibilidad de dar marcha atrás. Hemos cambiado la naturaleza de la discusión”.


Al leer el artículo recordé también una de las conferencias de TED, donde Halla Tomasdottir (islandesa y economista) cuenta cómo ha creado una empresa -y cómo podemos salir de esta situación- simplemente adoptando valores femeninos.

He hecho también un resumen, que tengo el día rollo instituto venga a resumir apuntes :)

Puedo asegurarles que en mi país, al igual que en Wall Street, Londres y otros lugares los hombres encabezaban el juego del sector financiero. Y esa falta de diversidad, esa uniformidad, lleva a problemas desastrosos.

Así que decidimos, un poco hastiadas de este mundo y con la fuerte sensación en el estómago de que esto no era sostenible, decidimos incorporar valores femeninos al mundo de las finanzas.

Creemos en la conciencia del riesgo. Creemos que siempre se deben entender los riesgos que se están tomando, y no vamos a invertir en cosas que no entendemos. En 2007, en la cumbre de las hipotecas de alto riesgo y de las estructuras financieras complejas, era todo lo contrario: se corría imprudentemente mucho riesgo.
También creemos en hablar claro, en decir las cosas como son, usando lenguaje llano que la gente entienda, contándole a la gente las desventajas así como los pros potenciales e incluso las malas noticias que nadie quiere dar como nuestra falta de confianza en la sostenibilidad del sector financiero islandés que ya habíamos tenido meses antes de la crisis.
Creemos en las ganancias con principios; nos preocupa cómo obtenemos la ganancia. Por eso si bien queremos una ganancia para nosotros y para nuestros clientes, estamos dispuestos a hacerlo con una visión de largo plazo. Y nos gusta tener una definición más amplia de las ganancias que sólo el beneficio económico del próximo trimestre. Por eso nos gusta ver ganancias más beneficios sociales y ambientales positivos cuando invertimos.

Pero no se trataba sólo de los valores, aunque estamos convencidos de su importancia. También se trataba de una oportunidad comercial. La tendencia femenina y la tendencia de sostenibilidad van a constituir una de las oportunidades de inversión más interesantes en los próximos años. La cuestión de la tendencia femenina no es que las mujeres sean mejores que los hombres sino que se trata de que las mujeres son diferentes de los hombres, de que aportan valores y formas diferentes a la mesa. ¿Qué aportan? Aportan mejor toma de decisiones. Y menos comportamiento de rebaño. Y ambas cosas golpean la línea de fondo con resultados muy positivos.

¿Habéis visto la increíble prisa por reconstruir las mismas cosas que nos fallaron? Einstein dijo que esta era la definición de locura: hacer las mismas cosas una y otra vez esperando un resultado diferente. Así que supongo que el mundo está loco, porque veo mucho el hecho de hacer las mismas cosas una y otra vez, esperando que esta vez no se derrumbe sobre nosotros. Quiero ver más pensamiento revolucionario. Y sigo optimista. Como TED, creo en las personas. Y sé que los consumidores son cada vez más conscientes y que van a empezar a votar con sus billeteras y le van a cambiar la cara a los negocios y a las finanzas desde afuera si no lo hacen desde adentro.


Algunos dicen que las manifestaciones frente a nuestro parlamento fueron el inicio de un movimiento global. Cinco años después Islandia eligió a Vigdís Finnbogadóttir como presidenta, primera mujer en ser jefe de Estado, madre soltera, superviviente de cáncer de mama, a quién se le tuvo que extirpar un seno. Y en una de las etapas de la campaña, uno de sus contendientes masculinos aludió al hecho de que no podía ser presidente por ser mujer, e incluso media mujer. Esa noche ganó las elecciones, porque le respondió, no sólo por ese comportamiento ruin, sino que ella respondió y dijo: "Bueno, en realidad no voy a amamantar a la nación islandesa, la voy a liderar".

Empecé en el mundo corporativo de EE.UU. y estaba absolutamente convencida de que todo dependía del individuo, que mujeres y hombres tendrían las mismas oportunidades. Pero últimamente llegué a la conclusión de que no es así. No somos iguales. Y eso es genial; gracias a nuestras diferencias creamos y sostenemos la vida. Así que deberíamos abrazar las diferencias y buscar el desafío.


La idea final que quiero dejarles es que estoy harta de esta tiranía de las opciones excluyentes en la vida: son los hombres o son las mujeres. Tenemos que empezar a apreciar la belleza del equilibrio. Dejemos entonces de pensar en los negocios por un lado y la filantropía por otro y empecemos a pensar en hacer buenos negocios. Así vamos a cambiar el mundo. Es el único futuro sostenible.






Lo bonito del asunto es que no es un tema de mujeres contra hombres; no es una batalla donde haya que decidir quiénes son más fuertes o más inteligentes o más capaces. La verdad es que somos diferentes, y la igualdad real, en la vida y en los negocios, sólo pasa por aceptar y celebrar nuestras diferencias y llegar a una situación de perfecto equilibrio donde las cosas se hagan, simplemente, como tienen que hacerse. Y la testosterona, desgraciadamente, está reñida muchas veces con el sentido común y la capacidad para tomar decisiones (como dice este artículo que la relaciona con conductas de riesgo económico).

Por eso, en momentos en que hay que ser prudente pero resolutivo, en momentos en los que hay que pensar en la gente, empatizar, ser amable y tomar decisiones que beneficien a largo plazo, en momentos en los que hay que comportarse de forma humilde, colaborativa, no dictatorial, en momentos en los que es más que importante levantar el ánimo, evitar la confrontación y la violencia y sobre todo mantener la unidad, dialogar, encontrar puntos de unión y remar todos en la misma dirección, en estos momentos más que nunca es cuando el mundo necesita una mano femenina.

Por cierto que no hablo de manos femeninas en apariencia y masculinas en fondo (no hablo de Soraya Sáez de Santamaría, ni de Condolezza Rice, ni de Esperanza Aguirre, que se mueven como hombres en un mundo de hombres, a ver quién dice la burrada más grande, quién es más dura, quién tiene más poder, quién queda por encima en cualquier situación). Podrían ser hombres que se movieran con valores femeninos, obviamente. Podrían ser Mandelas, Ghandis, Sampedros, Roys.

Que si lo que teníamos hasta ahora no ha funcionado y nos está llevando al fracaso, ¿no valdría la pena darle una vuelta y hacer las cosas de otra forma?
Sólo sugiero.

Y aprovecho para decir que si tenéis intención de cambiar el mundo, de ser libres económicamente, de decidir vuestro futuro vosotras mismas, de vivir cada día disfrutando de vuestras pasiones y talentos y no dejarlos para el fin de semana, quizás os interesa suscribiros a la lista de correo que he creado para el proyecto Tu Empresa Handmade (la resurrección), que verá la luz después de verano.

dumboshop.blogspot.com

http://dumboshop.blogspot.com.es/2012/05/los-valores-femeninos-cambiaran-el.html#axzz4ZEgRuhmB